Blog

¿Por qué si quiero crecer y armonizar mi vida, me critican y me atacan?

¿Te has sentido excluido(a), atacado(a), bombardeado(a) y cuestionado(a)por una tribu enardecida que grita con miradas de desaprobación o entra en manía hilarante atacándote detrás del escudo de “es broma”? Esto, aunque parezca desproporcionado y torcido es una reacción ante la rebeldía de quien no quiere ser esclavo y obedecer a un sistema de control dominante que usufructa y se alimenta descaradamente del colectivo.

 

¿A qué me refiero? Quiero explicarte un porqué de la resistencia de tu familia, “amigos”, familia política, o cualquier grupo que te crítica por tener nuevos y más sanos hábitos, por dejar de tolerar la cosificación, el racismo, el clasismo, el especismo, o simplemente ser más auténtico, ser feliz y libre, es decir, hacer lo que te dé la gana desde al amor a ti mismo.

Ellos al igual que tú fueron programados con creencias torcidas y limitantes que servían a dicho sistema con intereses económicos como lo son la Ciencia que no está al servicio del Desarrollo humano sino que a unos cuantos empresarios, la religión que de la misma forma tiene adeptos que se someten a partir del miedo y que les enriquecen monetariamente, o bien cualquier otra institución que controla a partir de la corrupción y el interés económico y que se maneja por la voracidad, el egoísmo, la depredación y el actuar como carroñeros.

Las creencias limitantes que están detrás de todo esto y que funcionan a manera de programas son, por ejemplo:

-Llorar o expresar emociones es estar loco(a)

-Acercarse a lo Sagrado de una forma fuera de lo ordinario y religioso es estar loco(a)

-Ser bueno significa doblegarse, obedecer ciegamente y sacrificarse por los otros.

-Ser empático es sufrir con el otro.

-El no obedecer a dogmas y mandatos arcaicos que no tienen ninguna razón de ser en este momento, te convierte en una persona mala.

-Debes tener una vida que encaje con lo socialmente aceptado, si no, serás excluido y crucificado.

Ideas torcidas como estas, que están sostenidas por el miedo son las que hacen que a pesar de que tú ya abriste los ojos y caminas con decisión hacia el Amor, te enfrentes con bloqueos, resistencias, ataques y tortura psicológica de los tuyos hacia ti. Ellos tienen miedo de ser vilipendiados como ahora lo hacen contigo, tienen miedo de estar fuera del clan, de estar excluidos de la tribu, están temerosos de perder su comodidad a pesar de que saben que se hacen o hacen daño. Tienen miedo de desobedecer a ese gran Amo terrible que decide quien sí y quien no sobrevive en el mundo. Están manipulados. Están programados, tal vez, como tú lo estuviste.

Te invito a que hagas un trabajo Álmico, en dónde arranques de raíz y para siempre esas creencias que aún observas en tus espejos y las cambies por otras de mayor Conciencia.

-Llorar y expresar emociones es sanar

-La Divinidad y lo Sagrado están adentro de mí, en mí, en todos y en toda la existencia.

-Ser bueno es SER tú mismo.

-Ser empático es entender al otro y compartir tu luz y amor.

-Si no obedeces ciegamente y reflexionas eres libre.

-No hay necesidad de encajar porque ya perteneces, ya eres y todos somos Uno.

Estas creencias limitantes y torcidas fueron extraídas de una sesión de terapia, en dónde la persona hizo un trabajo maravilloso de Alquimia y desprogramó dichas torceduras mentales y reprogramó ideas clarificadas en el Amor Consciente. Cabe decir que ésta persona se dedica a acompañar a los otros en la mejora de sus vidas en cuánto a la nutrición y la alimentación libre de crueldad y en armonía con la Madre tierra y los demás Seres, así como en la armonía de nuestro cuerpo, pero seguramente si tú haces el ejercicio de decodificar, soltar y transmutar las programaciones que tienes, es posible que salgan otras frases. Te animo a hacerlo hoy mismo. Libérate.  Recuerda que lo que está en la mente es lo que al proyectarse en energía creará la materia. En otras palabras, lo que crees (inconscientemente) lo creas en tu realidad. Es así. Mucha luz en tu camino de rebeldía amorosa y constructiva. Que gane el Amor y no el miedo.

Claudia Guadalupe Martínez Jasso.

SanArte 4

Buscar

Reserva una cita

Últimos artículos